Técnica-Táctica

El Handball es un deporte que pone en entrenamiento no solo tu cuerpo, sino también tu mente. Es una disciplina muy completa ya que desarrolla la fuerza, velocidad, resistencia, agilidad y coordinación del cuerpo. La distancia del lanzamiento y la potencia del tiro están estrechamente determinadas por la fuerza de los músculos del jugador, la velocidad en la salida y el tiempo de reacción, dependen de la rapidez. Al mismo tiempo requiere de técnica y táctica; continuamente se generan situaciones donde los jugadores tiene que tomar elecciones entre los diferente elementos técnicos y los diferentes procedimientos tácticos para dar la mejor solución a una situación de juego. El trabajo en equipo es fundamental, todo el tiempo deben estar presentes la cooperación y el compañerismo para poder llevar adelante el partido. Velocidad, reflejos, fuerza, son solo algunas de las habilidades que podrás desarrollar en este deporte.

Historía

Para establecer los orígenes, los investigadores tratan de buscar similitudes con juegos propios de los griegos y romanos. Aunque a nadie escapa que la agilidad del hombre con sus manos pudo llevarle ya en las primeras civilizaciones conocidas a utilizarlas para sus juegos. Todo el mundo está de acuerdo en que el Hanball, tal y como lo conocemos es un deporte muy joven, del primer cuarto de siglo XX. Holger Nielsen, a quien se le atribuye la creación del Hanball en 1898, introduce un juego nuevo con una pequeña pelota. Se trataba de meter goles en un arco, similar al del futbol, pero manejando la pelota con la mano. Sus reglas se estandarizaron en 1926, aunque estas habían sido redactadas para que cada equipo tuviera once jugadores y se practicara al aire libre. Con el paso de los años el Hanball comenzó a practicarse en espacios cerrados, lo que hizo que le número de jugadores se redujera a siete, quedando este ultimo como definitivo. Esta modalidad debutó como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972